La terapia familiar es un tipo de psicoterapia que utiliza teorías, técnicas y herramientas para intervenir dentro de una unidad familiar completa, la cual puede involucrar padres, madres, hijos, abuelos, tíos, padrastros, madrastras y en general cualquier persona que integre el seno familiar.

El objetivo de este tipo de terapia es mejorar las relaciones y la convivencia entre los integrantes de la familia, por medio del análisis e intervención profesional que ayuden a comprender sus formas de interacción, y así contribuir con el bienestar y la salud emocional de todos.

Especializarse en terapia familiar es una excelente alternativa profesional, ya que es un área que se encuentra en crecimiento, gracias a que cada vez más personas se preocupan por su salud emocional.

 

 

También te interesa leer: Cómo ser un aspirante a la Maestría en Terapia Familiar

 

 

La terapia familiar tiene utilidades importantes para las relaciones

Este tipo de terapia hace una evaluación familiar que logra definir la estructura y proceso de interacción entre los miembros de la familia, para determinar los motivos de la conducta y la calidad de las relaciones de cada uno de sus integrantes y de esta manera reunir los datos necesarios para definir un tratamiento de familia adecuado.

Gracias a la intervención profesional es posible lograr un equilibrio en cada aspecto de la relación familiar, y de esta manera resolver de forma asertiva los conflictos, tensiones o problemas de comunicación.

La terapia en familia es de ayuda en diferentes situaciones

La intervención de un terapeuta familiar está indicada en diferentes contextos o hechos que afecten el ambiente y las relaciones de familia, en el que se hace una evaluación de la problemática presentada y el sistema familiar.

Existen algunas áreas principales en las que la terapia de familia es aplicable.

  • Cambios críticos: Puede ser dado por problemas de la slaud, enfermedades, lesiones o discapacidades permanentes; así como cambios en el área económica, social o individual, que afecte la dinámica familiar.
  • Desordenes de la conducta: Cuando se presentan trastornos de la conducta en niños o adolescentes, problemas conyugales, problemas de violencia, abuso o maltrato y padecimientos psicosomáticos y adicciones.
  • Cuando la terapia individual encuentra obstáculos: Aplica cuando para la mejoría de un paciente es necesario la participación familiar o cuándo la raíz de un problema se encuentra en el núcleo familiar.

Con estos criterios es más sencillo definir qué tipos de situaciones son las que se deben canailizar hacia la terapia familiar, con la finalidad de ayudar a mejorar las relaciones y contribuir con el estado de ánimo y la felicidad.

 

 

También te interesa leer: Conoce de qué trata la maestría en Terapia Familiar

 

 

Especializarse en terapia familiar es una excelente alternativa profesional

Contar con una especialidad en terapia de familia es una excelente herramienta profesional, ya que no limita el ejercicio de la psicología, sino más bien es un recurso extra que puede ser de ayuda para atender otro tipo de problemas emocionales y psicológicos, lo que amplía el campo laboral.

En UVG ofrecemos la maestría en Terapia Familiar, que permite el desarrollo de un perfil profesional más completo, para elevar las oportunidades laborales y profesionales que un psicólogo pueda tener, gracias a los conocimientos, habilidades y competencias que otorga este programa de posgrado.

Si te interesa saber más de cómo formarte como profesional y complementar tu formación en psicología con una maestría en Terapia Familiar, te invitamos a escribirnos vía WhatsApp, donde un asesor calificado te dará toda la información que necesitas para dar el siguiente paso a tu formación.

Imagen enlace a whatsapp