Cursar una maestría en Terapia Familiar te ayudará en varios aspectos de tu vida personal y profesional, entre ellos el económico.

Según el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), los psicólogos disfrutan de aumentos salariales de 36.1% cuando realizan posgrados como éste.

Además, se trata de una alternativa que te brindará una capacitación de calidad, que aumentará el atractivo de tu perfil profesional.

Gracias a ella adquirirás la capacidad de intervenir, desde una perspectiva sistemática y colaborativa, en la mejora del bienestar familiar, manteniendo un perfil crítico, propositivo, creativo, constructivo y abierto a nuevos paradigmas.

Parece interesante esta maestría, ¿cierto? Por esa razón, tienes que echar un vistazo al resto de este material.

Al hacerlo conocerás 3 de sus áreas de enfoque e, incluso, te nutrirás de consejos valiosos para alcanzar el título de este posgrado.

1. Estructura Familiar

La ciencia de la psicología se originó por la fascinación producida por el conocimiento de la salud mental del individuo.

Sin embargo, los investigadores consideraron que la familia es uno de los agentes activos más importantes en el desarrollo social, pues logra establecer dependencias recíprocas y vínculos afectivos, consiguiendo que esto influya en sus integrantes.

Como profesional de la salud mental, el estudio de la familia constituye una necesidad, ya que es el más influyente en la formación de la personalidad, de las creencias, los temores y las actitudes de la persona.

Al profundizar en esta área, específicamente en la estructura de los grupos familiares, esta maestría es ideal para los psicólogos.

Este objetivo de estudio considera a la familia como una unidad biológica, psicológica, social e, incluso, espiritual.

El comprender esta estructura, entenderás la forma en que los miembros de la familia se sostienen y califican mutuamente, logrando desarrollar una teoría interaccional para explicar el fenómeno que observes.

2. Terapia Familiar

Lógicamente, ésta es una de las áreas de enfoque de la maestría, ya que se centra en los principios prácticos.

Una vez internalices que la familia se define como un sistema en el que cada individuo influye, ya sea de manera positiva o negativa, en los demás, estarás listo para poner en práctica las metodologías terapéuticas.

Al abordar los casos, considerarás que la familia y su interacción es el paciente, y el comportamiento de cada uno de los miembros es un síntoma de un sistema enfermo.

También tomarás en cuenta que si un integrante presenta un problema, como adicciones, trastornos mentales y crisis, sus consecuencias afectarán al resto.

De esa manera lograrás definir la línea de acción adecuada para reorganizar o hacer un cambio en el modo en el que ellos interactúan, de acuerdo al conflicto que se deba tratar, la edad de los integrantes y al grado de hostilidad.

Esto quiere decir que la maestría en Terapia Familiar te proporcionará tanto conocimientos teóricos como prácticos para crear planes de tratamiento acordes a la crisis familiar que atiendas.

Todo esto aplicando una perspectiva neutral y sin pretender modificar directamente la conducta destructiva, sino la dinámica familiar y el patrón que la provoca.

En conclusión, este campo te estudio te dará las herramientas para propiciar que cada uno de los miembros expresen sus sentimientos respecto a ese problema, llegando a un acuerdo, logrando que se comprometan mutuamente y se acerquen a la realidad del resto.

3. Terapia de Parejas

Uno de los subtipos de la terapia familiar es la terapia de pareja y, en consecuencia, se trata de otra de las áreas que abordarás durante este apasionante posgrado.

Al igual que el punto anterior, el núcleo de esta terapia no es el individuo, sino la relación.

Por medio de una maestría en Terapia Familiar aprenderás a determinar por qué surgen los problemas y cuál es la mejor forma de ayudar a que la pareja lo supere.

Conocerás que, generalmente, los síntomas que provocan las crisis de parejas son la falta de comunicación, el agotamiento, la infidelidad e, incluso, la incompatibilidad en perspectivas de la vida.

Tan valiosos y prácticos son los conocimientos que absorberás durante la maestría, que luego de la primera entrevista podrás determinar si es mejor aplicar la terapia como pareja o, en cambio, desarrollarla de forma individual o familiar.

Con este programa trabajará distintos aspectos de la pareja como: la comunicación, reciprocidad, gratificaciones, organización, escucha activa y entre otras estrategias para potenciar su vínculo afectivo.

Incluso, en algunos puntos del tratamiento identificarás si es posible salvar la relación o, al contrario, ya es muy tarde.

Aunque la terapia de pareja busca regresar a la normalidad matrimonios y otras relaciones sentimentales, los especialistas pueden detectar cuando éstas resultan dañinas, desde el punto de vista físico y psicológico, y por lo tanto la separación es la alternativa más saludable.

¡Perfecto! Ya conoces 3 de las áreas de enfoque de la maestría en Terapia Familiar.

Como ves, gracias a esta alternativa de capacitación estarás mucho más preparado a la hora de atender a tus pacientes, les darás más confianza y tendrás más credibilidad, especialmente cuando se trata de crisis y problemas familiares.

Si quieres mejorar tu perfil profesional a través de este posgrado, ¡adelante! Se trata de una excelente opción.

En ese caso, organiza tu tiempo adecuadamente para que puedas rendir al máximo durante la maestría y, sobre todo, absorbas todos los conocimientos que tiene para ti.

Sabemos que a raíz del trabajo, los hijos y otro compromiso, estudiar un posgrado puede parecer muy complicado, pero la realidad es que con organización, disciplina y perseverancia sí es posible.

Además, recuerda que puedes optar por la modalidad de estudio en línea, que resulta dinámica y flexible, por lo que te demandará menos tiempo y evitará que debas trasladarse diariamente a una institución.

A través de esta metodología disfrutarás de flexibilidad de horarios, mayor control sobre el ritmo de estudio y más autonomía en el aprendizaje, entre otras cosas.

Coméntanos, ¿qué es lo que más te gustaría lograr con una maestría en Terapia Familiar? Además, en caso de que tengas alguna inquietud acerca de esta lectura, ¡no olvides escribirnos en la casilla de comentarios!