El proceso de elegir una carrera universitaria suele ser muy emocionante, pero en ciertos casos también puede resultar bastante abrumador. Por esa razón, y tomando en cuenta que esta elección tendrá una gran influencia en tu futuro, debes asegurarte de no escoger tu licenciatura de forma impulsiva, sino todo lo contrario.

Si bien para algunos estudiantes se trata de una cuestión sencilla porque desde muy jóvenes saben a qué quieren dedicar su vida y tienen gustos y aficiones bien definidas, ten presente que también es válido tener dudas.

De hecho, algunas personas tienen gustos muy variados o habilidades que pueden ser bastante útiles para múltiples áreas académicas, por lo que no es sencillo para ellos señalar cuáles son las mejores carreras para estudiar en su caso.

Dicho esto, hoy te hablaremos sobre 9 elementos que debes analizar antes de elegir tu carrera universitaria. Ten en cuenta que si escoges estando bien informado y utilizando todas las herramientas que tengas a la mano para tomar una buena decisión, mayores probabilidades tendrás de obtener éxito.

1. Piensa cuáles son tus intereses

Una de las primeras cosas que debes realizar cuando estás por entrar a la universidad es reflexionar sobre lo que te apasiona. Eso sí, comienza por preguntarte:¿Para quién estoy eligiendo esta carrera?

A menudo sucede que nos dejamos influenciar mucho por lo que piensan nuestros padres, lo que dicen nuestros profesores y hasta por lo que algunos amigos eligen hacer con sus vidas.

Eso no está del todo mal, es bueno que otras personas participen y te orienten para que puedas elegir de manera acertada, pero la responsabilidad y la decisión final siempre debe ser tuya. No olvides que eres tú quien sabe qué es lo que mejor te define y lo que más te gusta hacer. Dicho esto, tómate el tiempo necesario para pensar y no dejes que ningún comentario te presione.

Una sugerencia es que anotes en algún lugar todas las recomendaciones que te hagan otras personas y escribas una lista de las cosas que consideres tanto positivas como negativas. Agrega solo aquellas observaciones que aporten algo nuevo a esta etapa y que no te confundan o te desvíen de tu meta.

Esta lista te servirá más adelante para seleccionar una serie de títulos profesionales que mejor se adapten a tus intereses y aficiones, para comenzar a descartar todas las opciones que no concuerden contigo.

Imagina que eres una persona con liderazgo, visión empresarial, motivada por apoyar al mejoramiento de las industrias y con gusto por las áreas científicas. Lo más seguro es que opciones como la Ingeniería Industrial y la Administración de Empresas sean buenas alternativas para ti y, por otro lado, licenciaturas como la de Pedagogía o Ciencias de la Comunicación, que tienen una visión más humanista, no empaten tanto con tu perfil.

Algo importante que debes considerar también al momento de revisar qué camino profesional tomarás es cuáles son tus pasatiempos preferidos. Aunque en primera instancia puede parecerte poco relevante, muchas veces puede ser la clave para que descubras nuevas posibilidades.

Una muestra de ello es que si, por ejemplo, te gusta dibujar, revisar carreras como la de Diseño Gráfico o Arquitectura puede ser una gran idea. De igual modo, si eres fanático de los deportes, tal vez podrías encontrar que una licenciatura en Educación Física es muy afín a ti y a tus planes.

2. Evalúa tus capacidades y talentos

Otro de los elementos que será clave para tomar una decisión acertada sobre la opción académica que deberías cursar es analizar en qué cosas eres bueno, qué competencias te distinguen y qué habilidades tienes más desarrolladas o te gustaría trabajar.

En caso de que no sea tan claro para ti este tema, acudir a una prueba de orientación vocacional puede ser de gran ayuda. Eso sí, aunque hay una gran diversidad de herramientas de este tipo en Internet, lo más recomendable es que acudas a una universidad o con un profesional que pueda orientarte al momento de obtener los resultados.

Este tipo de recursos te ayudan a reflexionar e identificar algunas cosas que aunque ya conoces de ti, no estabas considerando por alguna razón y que pueden ser determinantes, así como te pueden revelar afinidades que pueden llegar a sorprenderte.

Por otro lado, también puedes comenzar tú mismo a analizar algunos de tus rasgos personales haciéndote algunas preguntas, como por ejemplo:

  • ¿Eres extrovertido o introvertido?
  • ¿Trabajas mejor de manera personal o en equipo?
  • ¿En cuáles materias has obtenido mejores resultados?
  • ¿Eres bueno para los trabajos manuales?
  • ¿Tienes competencias para las herramientas tecnológicas?

Si bien la respuesta a estos cuestionamientos no te dirá cuál carrera profesional es la indicada para ti, sí te orientará en gran medida sobre las áreas de conocimiento que empatan más contigo y en las que podrías tener mayor éxito.

3. Revisa la oferta académica de las universidades de tu interés

Una vez que tengas bien definido qué fortalezas, talentos y capacidades son las más destacadas de tu perfil y cuáles son tus intereses, dedícate a revisar la lista de carreras profesionales que ofrecen las universidades de tu interés.

Un buen consejo es que no descartes nada sin analizarlo primero. Muchas veces sabemos tan poco de algunas carreras, que no las consideramos. Es mejor que evalúes todas las licenciaturas con detenimiento a que una vez que estés inscrito en alguna y comiences a cursarla, te des cuenta de que había otra opción más afín a ti de la que no te informaste.

Busca a profesores, familiares y amigos que hayan egresado o estén estudiando para que te platiquen sobre lo que aprendieron en sus carreras universitarias y te ayuden a despejar dudas. Esto también puede ayudarte a deshacerte de ideas equivocadas que tenías sobre algunas opciones.

Asimismo, revisa los planes de estudio, investiga un poco sobre las cátedras que se imparten y piensa cuáles materias pueden impulsarte más.

4. Averigua sobre las diversas modalidades de estudio

No todas las personas cuentan con las mismas necesidades ni tienen un estilo de vida similar. Por esa razón, muchas universidades ofrecen diferentes modalidades para que obtengas tu licenciatura sin importar qué situaciones o responsabilidades debes atender todos los días.

Una opción especialmente diseñada para personas que pueden asistir pocas veces a clases y que requieren de horarios flexibles es cursar una licenciatura ejecutiva.

Éstas se ajustan a tus necesidades y tienen una duración menor a la de los programas tradicionales, pues en sólo 3 años puedes obtener tu título. Además, por lo general, implican únicamente asistir los sábados y tienen planes de estudio modulares, lo cual significa que tendrás que concentrarte en una o dos materias y no en muchas al mismo tiempo.

Por otro lado, estudiar en línea también es una opción muy atractiva. Si te decides por este método podrás aprender en los horarios que más se te acomoden y en donde quiera que estés. Esto es especialmente práctico porque no tendrás que desplazarte y te evitarás muchos momentos de estrés.

5. Define tus prioridades y metas

Si bien elegir una carrera universitaria representa una de las decisiones más importantes que tomarás en tu vida, también es necesario que tengas bien definidas las siguientes metas que quieres conquistar en tu vida tanto personal como profesional.

Esto te permitirá tener una idea más clara de lo que debes hacer desde hoy para lograr tus objetivos y te dará las herramientas para crear un plan en el que determines qué porcentaje de tu día podrás dedicar a cada una de las actividades que vas a realizar.

Este tema engloba también que aterrices lo que reflexiones sobre tu vida futura hacia tu etapa universitaria con cuestiones, por ejemplo, como qué enfoque necesitas en tu universidad para acercarte a tus propósitos y qué materias pueden aportarte no sólo académicamente, sino también a tu plan de vida.

No olvides que la elección de tu casa de estudios será tan importante como la del título que buscarás. Algo que puede ayudarte es indagar sobre la misión y visión de las universidades de tu interés, consultar los valores en los que se basa la educación que ofrecen, los niveles de empleabilidad que tienen sus egresados y las oportunidades que te pueden ofrecer, por ejemplo intercambios o especializaciones.

6. Analiza tus posibles campos laborales

Otro de los factores que debes revisar con mucha atención antes de inscribirte en cualquier licenciatura es el campo de acción en el que podrás desempeñarte al elegirla.

Muchas veces los temas que se estudian en los programas académicos de ciertas carreras llaman mucho nuestra atención y no tomamos en cuenta que al momento de salir, las oportunidades de empleo no empatan para nada con lo que buscamos.

Para que esto no te pase, estudia tus opciones y asegúrate de elegir la que además de tener vacantes que empaten con lo que te gustaría hacer al egresar, te ayude a alcanzar la estabilidad económica que necesitas y te permita crecer profesionalmente y lograr tus propósitos.

Eso sí, incluso si descubres que el área académica que te apasiona ofrece pocas oportunidades de empleo, no debes desistir de ella sin pensar en algunas formas en las que podrías ejercerla que empaten con lo que buscas. Si tienes el talento, la disposición y la dedicación, lograrás grandes resultados, lo más importante es siempre tener un plan.

7. Considera tu situación económica y cómo pagarás tus estudios

Algo que también será fundamental cuando comiences a planear tu etapa universitaria es revisar con qué recursos económicos cuentas para este tema. Eso sí, no significa que quien no cuente con éstos no pueda obtener un título universitario.

Lo primero que tendrás que hacer es investigar los costos de las diferentes carreras que llaman tu atención en las diversas universidades que consideras. Trata de platicar con algunos alumnos para que puedan orientarte sobre otros materiales, herramientas o costos que impliquen las licenciaturas a parte de la colegiatura.

Una vez que tengas esto claro, será momento de investigar sobre las diversas becas que ofrecen las casas de estudios. En la mayoría de los casos, las universidades tienen 3 tipos de apoyo económico de este tipo.

La beca académica se otorga a aquellos estudiantes que tengan un buen promedio en sus estudios y/o que hayan obtenido una puntuación destacada en el examen de admisión. Eso sí, si la obtienes tendrás que mantener este buen desempeño a lo largo de tu carrera.

La beca deportiva es para quienes se destacan en disciplinas como el fútbol, básquetbol, voleibol, entre otras. Esto depende de cada universidad. Para obtenerla tendrás que realizar algunas pruebas físicas, y para mantenerla asistir a los entrenamientos y participar en los torneos y actividades que marque tu instructor.

La beca cultural aplica para las personas que tienen talento en áreas como el teatro, la danza o la música. De la misma forma que explicamos en la opción anterior, al aplicar harás una demostración de tus habilidades y tendrás que presentarte en los ensayos correspondientes.

Otra alternativa es que consideres los planes de pago de diferentes instituciones financieras que se dedican a apoyar a estudiantes a cubrir sus gastos universitarios y, según la necesidad de cada individuo, definen un plan para que poco a poco puedas liquidar tu deuda sin tener que sacrificar tu meta de terminar la universidad.

Por último, no olvides que también puedes evaluar la opción de estudiar mientras trabajas, pues además de ayudarte a costear tus estudios, realizar estas actividades de forma simultánea puede traerte grandes beneficios como adquirir habilidades muy valiosas para el mercado laboral y conocer a una gran cantidad de personas que pueden resultar contactos muy interesantes para el futuro.

8. Infórmate sobre los requisitos de admisión y titulación

A veces dedicamos mucho tiempo a decidir qué carrera cursaremos y en qué universidad nos inscribiremos y olvidamos una cosa fundamental: preguntar los requisitos para ser admitidos.

Ten presente que si no tomas en cuenta este tema, es probable que no logres comenzar tus estudios en el momento en el que lo tenías planeado. Si bien esto no es algo malo, lo ideal es que prepares todo lo que necesitas con antelación para que no tengas ningún inconveniente.

Dicho esto, acude a la casa de estudios de tu interés, asegúrate de despejar todas tus dudas y pide que te den una lista de todos los pasos que deberás completar.

Asimismo, es fundamental que te informes sobre otros requerimientos que puedan pedirte para completar tu carrera y las condiciones para la titulación. Esto es especialmente importante para que puedas demostrar tus estudios a tus empleadores y certifiques tus conocimientos.

9. Analiza la proyección a futuro que tienen tus opciones

Al momento de elegir una carrera, como lo mencionábamos al principio, debemos tomar en cuenta que estaremos eligiendo algo que marcará nuestras vidas no sólo en el presente, sino también en el futuro.

Esto se debe a que la licenciatura que cursemos definirá, en gran medida, la industria a la que perteneceremos y las actividades que desempeñaremos.

Dicho esto, es vital que evaluemos qué cambios se avecinan para los profesionales de ciertas áreas, cuáles serán las carreras con mayor empleabilidad en las próximas décadas, cómo podría cambiar la labor que realices con la llegada de las nuevas tecnologías y qué títulos profesionales pueden brindarte oportunidades que en unos años serán muy valiosas para ti y para el logro de tus objetivos.

Imagina que estás por estudiar la carrera de Mecatrónica. Investigar sobre temas como la inteligencia artificial, el big data y el internet de las cosas, puede darte una gran idea sobre los proyectos en los que podrás involucrarte si obtienes este título universitario.

De igual modo, si te decides por la licenciatura en Medicina, revisar la manera en la que la Biotecnología impactará el ejercicio de esta profesión y cómo las innovaciones de este campo podrán potenciar tu labor, puede resultar un factor que le otorgue un valor añadido a tu elección.

¿Qué pasa si me equivoco al momento de elegir mi carrera?

Todas las personas podemos tomar decisiones que no sean las adecuadas y en el caso de la elección de tu título profesional, no hay excepciones. No olvides que se trata de un proceso complejo y que implica una gran cantidad de factores a revisar.

A pesar de todas las precauciones que puedas tener, tomar un camino equivocado siempre será una posibilidad. Lo más importante es que sepas que si te das cuenta de que estás en un área de conocimientos que no empata contigo, nunca es tarde para estudiar algo que verdaderamente te apasione y le aporte a lo que quieras alcanzar.

Así que si esto te sucede, ¡no te preocupes! Además, muchas universidades ofrecen la oportunidad de solicitar un cambio de carrera, incluso si vas a mitad de la misma, y también te ayudan a revalidar algunas de tus materias en caso de que cambies de licenciatura.

Obviamente tendrás que replantearte los tiempos en que terminarás, pero será mucho más fácil que tomes la decisión de modificar tu rumbo en el momento en el que te des cuenta de que algo no anda bien, a que te esperes unos cuantos años.

Eso sí, lo más recomendable antes de que tomes cualquier determinación es que consultes a un orientador, pues muchas veces nos confundimos y creemos que no escogimos bien nuestra carrera por algunos comentarios que hacen nuestros profesores o por algunas cátedras en particular, y no siempre es motivo suficiente para decir que un título profesional no es el adecuado.

¿Estás listo para enfrentar la etapa universitaria?

¡Listo! Estas fueron 8 cosas que deberás considerar antes de elegir una carrera universitaria. Si te tomas el tiempo de revisar cada una y analizas todos los puntos con detenimiento, seguramente podrás tomar una decisión certera.

Recuerda que tener claro qué esperas de tu vida futura es la clave para escoger tu título profesional y que si no logras escoger la opción correcta la primera vez, ¡no hay de qué preocuparse!

Ten presente que una vez que lo tengas todo claro, podrás comenzar a adquirir todos los conocimientos necesarios para tener una vida llena de éxitos y tendrás las herramientas para enfrentar todo lo que se presente en busca de tus propósitos.

Terminar una licenciatura te permitirá adquirir habilidades muy valiosas para tu vida profesional y personal, aumentará tu autoestima y la confianza con la que superarás los retos que lleguen a ti, te abrirá las puertas del mundo laboral y te dará la oportunidad de desarrollarte en todos los sentidos.

Ahora que ya sabes qué tomar en cuenta para hacer tu elección y conoces la importancia de este tema, ¡es momento de decidir!

¿Te pareció interesante este artículo? ¿Tienes alguna duda o te gustaría compartirnos alguna experiencia? ¡Escríbenos en la sección de comentarios! Nos encanta escuchar de ti.

Powered by Rock Convert