La vida universitaria es una etapa única e inolvidable que le regala experiencias maravillosas a los estudiantes y contribuye con su desarrollo personal y profesional.

Sin embargo, como sucede con muchas otras cosas, está rodeada de mitos y falsas creencias que, en ocasiones, intimidan y confunden a los jóvenes.

¡Esto es un gran peligro! Imagina si, a raíz de ello, las nuevas generaciones no continúan su formación luego de culminar la preparatoria.

Esto traería déficit de profesionales en el país y entorpecería el desarrollo que tanto necesita México.

Dicho esto, a continuación te hablaremos sobre 7 mitos acerca de la vida universitaria a los cuales no conviene prestarle atención.

1. “No tendrás tiempo para nada”

Es muy posible que algunas personas te digan que la vida universitaria consumirá todo tu tiempo, pero eso está muy alejado de la realidad.

Si bien te demandará esfuerzo y compromiso como cualquier actividad valiosa, tan sólo ocupará unas horas de tu día, por lo que tendrás suficiente tiempo libre para realizar otras actividades.

El estudio de una carrera universitaria no te alejará de tu familia y amigos, y tampoco limitará aquellas distracciones que todo joven tiene, como ir al cine o ver las competencias deportivas del fin de semana.

Simplemente debes organizar tus días y priorizar tus responsabilidades académicas para que tus estudios no se retrasen y te conviertas pronto en un exitoso profesional.

2. “Los universitarios nunca tienen dinero”

Es cierto que durante la universidad no estarás en el mejor momento financiero de tu vida, pues éste llegará luego de que obtengas el título profesional y puedas ejercer la carrera que estudiaste.

Sin embargo, eso no quiere decir que estarás completamente limitado desde el punto de vista financiero. En la actualidad, es posible generar ingresos a la par que se cursa una licenciatura.

Una muy buena opción es optar por empleos de medio tiempo que, como no demandan muchas horas de dedicación, no amenazan tu rendimiento académico (que siempre debe ser la prioridad).

También, puedes prestar servicios a través de Internet, en los que tú definas las horas de dedicación y la carga de trabajo. Algunos de ellos son la realización de encuestas, traducciones y transcripciones de textos.

A su vez, existen alternativas de estudio flexibles que demandan mucho menos tiempo y facilitan que puedas tener un empleo de tiempo completo sin sacrificar la calidad de tu formación.

Entre éstas se encuentran las carreras en línea. Para acceder a éstas no tendrás que trasladarte diariamente a la universidad y sólo necesitarás Internet y una computadora de sobremesa o laptop.

Por otro lado, la gran mayoría de las casas de estudios ofrecen diferentes tipos de becas y opciones de financiamiento a los alumnos. Sin duda, investigar sobre las alternativas que puede ofrecerte tu universidad te ayudará a planear mejor el tema económico en esta etapa.

3. “Estudiar no sirve para nada en esta época”

Es curioso cómo afirmaciones sin fundamento son asumidas como reales por algunas personas y este mito sobre la vida universitaria y la educación en general es un ejemplo de ello.

Diferentes estudios demuestran que, entre otras cosas, el estudio de una carrera profesional está directamente relacionado con el incremento de los ingresos y mejoras en la calidad de vida, así que capacitarse sí sirve en esta época.

De acuerdo a estadísticas recientes del Observatorio Laboral de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social citadas por msn.com, la media salarial de los profesionales ocupados en la nación es de $ 11,549 al mes.

Mientras tanto, el ingreso promedio de los trabajadores del país es inferior a los $ 6,900 mensuales y el salario mínimo vigente es de $ 102.68 diarios.

4. “La universidad es aburrida”

La vida universitaria es mucho más que estudiar y nutrirse de conocimientos, lo cual ya es genial de por sí.

Entre otras cosas, durante tu paso por la universidad conocerás personas que te parecerán maravillosas, que compartirán tus intereses, preferencias y objetivos.

Muchos de tus compañeros y miembros de la comunidad universitaria se convertirán en personas relevantes para tu vida, con las que mantendrás contacto incluso después de culminar la carrera.

Además, una universidad de calidad cuenta con actividades extracurriculares de gran alcance que te regalarán experiencias inolvidables y divertidas. Entre ellas se encuentran las competencias deportivas de nivel regional y nacional, así como eventos culturales y artísticos.

Las instituciones con estas características también suelen ofrecer programas que promueven el desarrollo de sus alumnos, como los programas de empleabilidad y emprendimiento.

5. “Las universidades privadas no son de calidad”

Si no logras la admisión a la universidad pública, creer en este mito te limitará para aprovechar buenas opciones.

Estudiar en una universidad privada también te garantizará una formación de calidad que te permita sobresalir en el mundo profesional.

De hecho, esta clase de instituciones también cuenta con programas académicos avalados por la Secretaría de Educación Pública (SEP).

En concreto, poseen un certificado llamado Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE), que garantiza que los planes curriculares sean de calidad y contemplen los objetivos de estudio necesarios para el profesional del siglo XXI.

Entre las universidades privadas, destacan aquellas que pertenecen a alguna red de escuelas, es decir, que cuentan con campus e instituciones en diferentes regiones del país, pues esto garantiza reconocimiento a nivel nacional.

Egresar de una casa de estudios con estas características te dará credibilidad como profesional ante empleadores de diferentes partes de la nación.

¡Muy bien! Ya sabes cuáles son los mitos sobre la vida universitaria a los que no debes prestar atención.

Si estás cerca de culminar la preparatoria, ¡anímate a continuar con tu capacitación! Investiga sobre las diferentes carreras y modalidades de estudio y prepárate para triunfar en la universidad y luego como profesional.

¡Manos a la obra!

¿Te pareció interesante la información que compartimos en este artículo? Queremos que sigas nutriéndote de contenidos de valor como éste, que muestren la verdadera cara de la vida universitaria y ofrezcan consejos básicos para tener éxito, así que no te pierdas el siguiente material:

Ingreso a la universidad: cómo prepararte