¿Te preguntas si estudiar en la universidad privada es una buena alternativa para tu futuro? Para responder esta interrogante debes saber, a ciencia cierta, cuáles de las cosas que dicen sobre ella son reales y, también, cuáles son falsas.

Por ese motivo, en las próximas líneas compartiremos 2 grandes mitos sobre estas instituciones y, luego, explicaremos 2 verdades absolutas acerca de ellas.

¡Sigue leyendo!

Mitos

“Es impagable”

Una de las creencias falsas en torno a la universidad privada es que es exclusiva para personas y familias con un increíble poder adquisitivo.

Sin embargo, la realidad es que la amplia oferta y competencia que existe en el mundo de la educación superior privada ha hecho que en la actualidad las matrículas sean mucho más accesibles.

Además, existen múltiples alternativas y ayudas para costear esta clase de universidades, sobre todo para familias y personas que no tienen un elevado nivel de ingresos.

Por ejemplo, las principales instituciones privadas de la nación cuentan con programas de becas totales o parciales, que permiten cursar una carrera de forma gratuita o a muy bajo costo.

“No es tan buena como la universidad pública”

En cuanto a calidad, la universidad privada no tiene nada que envidiarle a la pública y viceversa.

Lo cierto es que ambas alternativas son una excelente vía de conseguir crecimiento profesional y personal.

Eso sí, sólo toma en cuenta una universidad privada que posea planes educativos reconocidos por las autoridades, lo cual te dará una gran credibilidad ante el mercado laboral y tus posibles empleadores.

Sumado a la oficialidad de los programas, existen instituciones privadas con gran prestigioso nacional e internacional, producto de sus aportes investigativos y de los logros que han alcanzado cientos de sus egresados.

CTA Lo que necesitas para mejorar tus finanzas

Verdades

La atención es mucho más personalizada

Una de las ventajas de la educación privada con respecto a la pública es que suelen haber menos alumnos por aula.

Esto hace que la atención y orientación sea altamente cercana y personalizada, proporcionando una experiencia de calidad y un profundo aprendizaje.

La universidad privada es completamente independiente

Al ser independientes y autónomas, las universidades privadas funcionan con presupuestos propios y decisiones tomadas por personas que trabajan internamente en ellas.

Esto garantiza, entre otras cosas, que las instalaciones siempre estarán en buen estado, pues no requieren de trámites burocráticos ni de recursos del Estado para realizar remodelaciones o trabajos de limpieza.

Esta característica también les permite estar en funcionamiento constante, sin riesgo de detenerse por escasez presupuestaria del Estado u otro problema nacional.

¡Y listo! Ya sabes cuáles cosas son ciertas de la universidad privada y, también, cuáles son falsas.

Lo dicho hasta ahora nos permite concluir que sí es una buena idea estudiar en una institución privada, así que ¡no dudes en hacerlo si tienes la oportunidad!

 

Si eres disciplinado y aplicas las mejores técnicas de estudio, son muchos los conocimientos y habilidades que la universidad puede enseñarte.

¿Te pareció interesante este artículo? De ser así, también te gustará el siguiente material de nuestro blog:

18 consejos para aprovechar al máximo tu paso por la universidad

Imagen enlace a whatsapp