Si entre tus opciones de carrera universitaria incluyes estudiar la licenciatura en Derecho, te tenemos una muy buena noticia: se trata de una atractiva opción académica que puede brindarte grandes oportunidades y que tiene una muy buena proyección a futuro.

Al convertirte en un profesional capaz de resolver las problemáticas legales que surgen en la sociedad, tendrás un rol muy importante dentro de tu entorno, pues tu mayor compromiso será buscar la verdad, justicia y bienestar para la sociedad.

Además, si te decides por la abogacía, podrás obtener una muy buena remuneración por tu trabajo.

De acuerdo a estadísticas del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), los egresados en Derecho están entre los 30 profesionistas mejor pagados del país con un sueldo promedio de $12,157 al mes.

Si tomamos en cuenta que el salario mínimo en México es de $2,686.14 mensuales, los abogados perciben sueldos 4.5 veces mayores.

Además, este título profesional también permite generar ingresos a través del libre ejercicio. Abrir un despacho jurídico te permite definir tú mismo el precio de tus servicios y los horarios en los que estarás disponible.

Eso sí, para disfrutar de estos beneficios tendrás que dar lo mejor de ti. Al tratarse de una carrera compleja y de gran relevancia para la sociedad, la licenciatura en Derecho demanda fuertes hábitos de estudio, disciplina y pasión por aprender.

Con esto en mente, para quienes deciden cursar esta opción académica mientras trabajan, sin duda lograrlo resultará mucho más exigente. Lógicamente, mientras más apretada sea tu agenda y menos tiempo puedas dedicarle a tus estudios, deberás asegurarte de que los momentos que dispongas para tu formación sean efectivos.

No obstante, ¡no debes preocuparte! Y es que obtener un título universitario en Derecho mientras tienes un empleo puede ser complejo, pero para nada es imposible.

Si los compromisos económicos de la vida adulta no te permiten dejar de trabajar, ¡tranquilo! Simplemente sigue los 5 consejos que te daremos a continuación y verás que sí te podrás convertir en abogado mientras colaboras en alguna empresa.

¡Atención!

1. Prueba métodos alternativos de estudio

Aunque seas muy organizado, el trabajo siempre reducirá un poco las horas que habitualmente le dedicarías a los estudios. Por esa razón, y tomando en cuenta que muchas veces el mundo laboral puede resultar agotador, busca maneras de prepararte que empaten con tu estilo de vida y que puedan ayudarte en días difíciles.

Debes saber que los métodos tradicionales de estudio también serán de gran ayuda para que estés listo para tus pruebas, sin embargo, hay días en que es muy difícil lograr la concentración que necesitamos.

En esos momentos, apela a la creatividad para que no dejes de capacitarte para exposiciones, debates y otras evaluaciones.

Por ejemplo, puedes nutrirte de conocimientos a través de películas relacionadas con esta profesión.

Dicho esto, ¡echa un vistazo a 2 películas que todo estudiante de Derecho debe ver!

I. Matar a un ruiseñor

Si eres amante de los clásicos del cine y la literatura, y planeas convertirte en abogado, ¡necesitas verla!

Matar a un ruiseñor, una adaptación de la novela homónima, muestra la historia de un hombre afroamericano acusado de violar a una niña blanca.

Para los alumnos de Derecho, el desenvolvimiento y las habilidades de Atticus Finch, quien se hizo cargo de la defensa del personaje antes mencionado, son fuentes de inspiración y aprendizaje.

II. JFK: Caso abierto

En esta película, que trata sobre la investigación del asesinato del presidente de Estados Unidos John Fitzgerald Kennedy, podrás analizar paso a paso el debido proceso de este tipo de crímenes.

2. Gestiona tu agenda de forma responsable

Si estudias la licenciatura en Derecho mientras trabajas, tu agenda estará llena de compromisos, evaluaciones y tareas pendientes.

Olvidar alguno de ellos, lógicamente, puede resultar un gran problema. Sin embargo, con la gran cantidad de cosas que tendrás que recordar todos los días, es probable que no recuerdes algunas fechas importantes.

Para que eso no te pase y te evites momentos de mucho estrés, anota todos tus deberes en una agenda y asegúrate de poner todo lo que tienes que hacer en ella.

Al principio podría parecerte un poco tedioso, pero una vez que tengas el hábito de revisarla todos los días y de trabajar con ella, nunca más estarás sin esta herramienta.

Llevar una vida organizada te permitirá cursar la licenciatura en Derecho y construir una vida laboral exitosa al mismo tiempo.

3. Evita la procrastinación

Si llevas una vida ajetreada en la que abundan compromisos importantes, debes evitar a toda costa dejar tus tareas para el último minuto.

Siempre que te surja un pendiente ya sea laboral o académico, enfócate en hacerlo lo antes posible. De esa manera, no correrás el riesgo de incumplir con tus responsabilidades o realizarlas de forma apurada o improvisada. Recuerda que para tener éxito en lo que hagas, debes dar siempre lo mejor de ti.

Además, esto te ayudará a evitar situaciones de mucha presión y estrés, lo que será clave para que tengas un empleo y curses tu licenciatura al mismo tiempo.

4. Aprende a trabajar en equipo

En el mundo laboral, al igual que en el académico, apoyarnos de otras personas para lograr ciertos objetivos resulta una gran idea.

Si combinas tus competencias con las de tus compañeros, muy probablemente los resultados finales serán mejores sin necesidad de que dediques más esfuerzo y tiempo de lo necesario.

Para lograrlo, debes confiar en quienes te rodean y comunicarte de manera asertiva. Con esas dos herramientas, podrás liderar y gestionar esfuerzos colectivos en busca de un bien común.

5. Evalúa diferentes modalidades de estudio

El sistema tradicional de estudios es una excelente opción para que obtengas tu título profesional, sin embargo, no es el único. Y es que existen algunas alternativas que pueden ser muy útiles y prácticas para quienes trabajan.

Por un lado, estudiar en línea te permite tomar tus clases y exámenes desde cualquier lugar, por lo que no tendrás que desplazarte ni preocuparte por estar disponible a cierta hora en específico.

Y las Licenciaturas Ejecutivas también pueden ser una buena opción, pues implican que asistas pocas a veces a clases y en horarios flexibles. Además, sus planes de estudio duran un poco menos que los convencionales.

¡Listo! Si sigues estos 5 consejos, podrás estudiar la licenciatura en Derecho mientras trabajas sin sacrificar la calidad de ninguna de las dos áreas.

¿Te resultó interesante este artículo? Si tienes alguna duda o quieres compartir tu opinión, ¡escríbenos en la sección de comentarios