La orientación vocacional es importante y fundamental para un estudiante de bachillerato pues son muchos los factores que impactan en la decisión de qué estudiar: intereses, prioridades, capacidades, personalidad, y aspectos cognitivos y emocionales.

Es fundamental sobre esta decisión contar y obtener la mejor información posible para desarrollar la mejor versión de sí mismo en la futura carrera ya que con ello puede conocerse a profundidad, logrando encontrar su elemento motivador central y unir esto a sus destrezas, intereses, valores y prioridades, todo ello en función del contexto familiar, las oportunidades y las amenazas del universo ocupacional.

El proceso de orientación vocacional facilita que el estudiante pueda analizar sus destrezas, aptitudes, actitudes y personalidad que le permitan elegir de manera correcta y concienzuda su carrera universitaria y con esto tener claro que puede desarrollarse en un mundo de competencias y avances tecnológicos. Por ello, Aliat Universidades cuenta con un área de orientación psicológica con apoyo multidisciplinar; con esto se facilita potenciar y consolidar la decisión analizada o tomada al explotar las capacidades propias.

Así, es importante la atención sistematizada en el proceso psicopedagógico que favorezca el conocimiento de sí mismo, el crecimiento personal y conocer los intereses profesionales que faciliten la mejor elección de la carrera universitaria. El seguimiento que es parte fundamental de este proceso, es gradual, periódico para que la elección se materialice y parta del convencimiento del estudiante.

Teniendo en cuenta que el adolescente pasa por etapas de transición, es fundamental realizar este proceso de reflexión, que es un desafío personal, emocional y decisivo. Con él se reconocen las aptitudes y habilidades que facilitarán elegir la mejor carrera.

La elección vocacional permite obtener un sentido de vida y planes cognitivos para perseguir los sueños; así como un abordaje y andamiaje de experiencias y aprendizajes que la carrera facilitará y consolidará al término.

Para finalizar, el reconocimiento de un adolescente de su área de estudios futura fortalecerá su autoestima y le brindará felicidad con las que podrá ser la mejor versión de sí mismo, emocional y mentalmente.

En un mundo en el que las competencias están en todo su potencial, es imprescindible que el proceso psicopedagógico se efectúe de manera correcta y efectiva y se nutra con el apoyo de la familia, que será esencial en este camino que seguirá el adolescente.

Agradecemos a Alejandro Abarca Aguilar,Docente en UVG Campus Comitán, por la elaboración de este artículo.