Reflexionar acerca de los retos de la inclusión en la Educación Superior, es fundamental para nuestra sociedad, ya que hoy sabemos que la educación encierra un tesoro y bienestar para toda la sociedad; y que cada persona es un motor de mejora económica y desarrollo personal, por eso es importante que todos puedan acceder a ella. Por lo anterior, se deben crear las bases para que nadie se quede sin estudiar.

Tales retos son tocados en el  libro Experiencias de Educación Inclusiva en el Nivel Superior, elaborado por docentes de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH) y presentado en UVG campus Tuxtla.

Sobre los autores

El Dr. Marco Vinicio Herrera Castañeda es coautor de diversos textos, múltiples artículos y tiene un amplio currículum en formación, investigación y docencia.

Por su parte, la Dra. María Minerva López García, miembro del Sistema Nacional de Investigadores, nivel 1, es autora y coautora de 11 libros.

Durante la presentación se apuntó que para la elaboración de esta obra se seleccionaron experiencias de escritores mexicanos y españoles, quienes desde diferentes perspectivas teóricas y metodológicas problematizan acerca de cómo favorecer la educación equitativa.

De la integración a la inclusión en la Educación Superior

En México hemos pasado de la integración a la inclusión educativa. Esto significa que hace unos años, con la integración, se había logrado la asistencia a la escuela regular para niños y jóvenes con capacidades diferentes, pero la adecuación en infraestructura, curricular y cultural eran complementarias.

La cultura escolar de la inclusión en el Nivel Superior puede favorecer la trasformación de la voluntad de los directivos, los docentes, los padres de familia y los jóvenes para tolerar y respetar las diferencias de forma que se potencien las capacidades de los estudiantes y se les facilite el acceso al mundo laboral.

La infraestructura abre y guía el acceso de los jóvenes a las aulas con la autosuficiencia de un buen profesionista.

Y, también, la adecuación curricular permite que cada estudiante aumente sus áreas de oportunidad y facilita que el docente descubra el potencial de cada alumno.

De esta forma, los autores de la obra, López García y Herrera Castañeda, nos ilustraron acerca de cómo construir el concepto integración educativa en la Educación Superior. La conclusión es clara: los directivos, los docentes, los padres de familia y los estudiantes se requieren transformarse y actuar para incluir a todos en la vida escolar de una institución.

Finalmente, los autores puntualizaron que el proceso inclusivo es central pues la educación es un factor fundamental para la movilidad social y la superación personal, ambos aspectos como determinantes para convertirnos en nuestra mejor versión y mejorar la sociedad en la que vivimos.

Agradecemos a al Dr. Guillermo Felipe Escobedo Méndez, docente de Posgrado en Universidad Valle del Grijalva (UVG) Campus Tuxtla, por la elaboración de este artículo.