En la actualidad, estudiar y trabajar al mismo tiempo es algo que la mayoría de los jóvenes o adultos realiza con más frecuencia. En un principio puede parecer que hacer ambas cosas es toda una hazaña e implica un grado de desafío, ya que hay que saber administrar muy bien el tiempo o estudiar hasta altas horas de la noche.

Si bien, sí es un gran reto, pero no es imposible, y más cuando se tienen las ganas de crecer profesionalmente. Probablemente, algunas de las primeras preguntas que pueden surgir cuando se está en la escuela y se considera alternarlo con el trabajo son: ¿podré realizar ambas cosas?, ¿lo lograré?, ¿si mejor sólo me dedico a trabajar?; o si el escenario es diferente y ya se está trabajando, las preguntas pueden ser: ¿encontraré una escuela de medio tiempo?, ¿algún instituto me dará facilidades?, ¿podré organizar mi tiempo? Éstas y un mar de preguntas podrán seguir surgiendo, y es entendible que el miedo se apodere de la mente, pero todo esfuerzo tiene una gran recompensa.

De hecho, Trabajando.com hizo un estudio en donde reveló que en México, ocho de cada 10 jóvenes trabajan y estudian al mismo tiempo, de los cuales sólo el 44 % trabaja en algo relacionado con lo que está estudiando. Mientras que otro estudio, hecho por Joanna M. y Laurence Steinberg, demostró que cuando los estudiantes trabajan más de 20 horas y estudian sincrónicamente, presentan ciertos problemas psicológicos y en su rendimiento, pero a la vez proporciona una alta autoestima.

Sin embargo, uno de los mayores beneficios de trabajar mientras se está en la escuela, es que se adquiere experiencia profesional, y este factor a largo plazo será de gran importancia, ya que en la mayoría de los empleos pide experiencia laboral mínima de 1 año.

Trabajar y estudiar al mismo tiempo puede ser un trabajo arduo y extenuante, pero para apoyar a los estudiantes, en las universidades existen programas académicos que permiten estudiar sólo los fines de semana, pocas horas a la semana o algunos días, lo cual hace más accesible el alternar ambas actividades.

Actualmente existen universidades que ofrecen la modalidad de licenciaturas ejecutivas, para aquellas personas que están trabajando y desean estudiar una carrera o retomar sus estudios truncos; o para las que están estudiando, pero también desean incursionar en el ámbito laborar y empezar a generar dinero. Con estas licenciaturas, el estudiante podrá ampliar su visión profesional sin descuidar la parte académica.

“La recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”, dice Mahatma Gandhi, y aunque al principio sea complicado trabajar y estudiar simultáneamente, será gratificante saber que la dedicación y el empeño valieron la pena, cuando el título esté colgado en la pared y se pueda decir: orgullosamente obtuve mi maestría, doctorado o maestría.

material EBOOK volver a estudiar

Quiero Inscribirme ahora