Si estás por terminar la preparatoria y ha llegado el momento de que escojas la licenciatura que te permitirá seguir avanzando en tu formación y forjar un mejor futuro para ti y los tuyos, debes saber que estudiar Derecho puede ser una excelente opción a considerar.

Y es que esta alternativa académica puede ofrecerte un amplio campo laboral para que ejerzas tu profesión al egresar y abrirte las puertas para un sinfín de oportunidades.

Ahora bien, antes de tomar una decisión sobre si esta licenciatura es ideal para ti, es importante que te preguntes si cuentas con el perfil adecuado para estudiarla.

Para dedicarte al campo jurídico debes tener vocación de servicio y ser una persona sociable y empática a quien le guste tratar con personas. También es clave que poseas habilidades de comunicación oral y escrita, pues gran parte de tu trabajo se basará no sólo en el análisis de las situaciones que se te presenten, sino en su exposición y justificación.

Por otro lado, es fundamental que seas una persona apasionada por el estudio, puesto que cursar la carrera de Derecho implica que leas constantemente, hagas trabajos de investigación y conozcas de diversos temas.

Al respecto, debes considerar que tus estudios no terminarán con la graduación, sino que permanentemente debes estar pendiente de actualizarte en cuanto a la vigencia de las leyes y su modificación.

Eso sí, en la actualidad esto último aplica para todas las ramas de conocimiento, puesto que la velocidad con la que las industrias evolucionan y las tendencias de comportamiento cambian, mantenerte al día sobre tu campo de acción siempre será parte clave de tu desarrollo profesional.

¡Bien! Ahora que ya tienes mucho más claro qué necesitas para estudiar Derecho, es momento de que nos enfoquemos en hablar sobre qué podrías aprender si optas por inscribirte en esta opción académica al terminar la preparatoria.

1. Filosofía del Derecho

Lejos de ser un cúmulo de normas estáticas e infalibles, el derecho es producto de la racionalidad humana, de los valores que prevalecen en cada época y de los sistemas políticos y económicos.

Con esto en mente, los profesionales del Derecho deben ser capaces de analizar, contextualizar y entender las normas de la conducta humana en la sociedad, para lo cual la materia Filosofía del Derecho es una excelente oportunidad para orientarte.

En esta asignatura tendrás la oportunidad de estudiar diversos puntos de vista de grandes nombres de la filosofía, tales como Aristóteles y Hegel.

2. Derecho Legislativo Mexicano

El Estado mexicano se divide en tres poderes: el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial.

En el caso de la asignatura Derecho Legislativo Mexicano, su programa de estudios se centra en el segundo de estos poderes, que es el que tiene como funciones la elaboración, revisión y actualización de las leyes que rigen en el país.

Ahora bien, ese desempeño no puede ser arbitrario, sino que está regulado por normas jurídicas que deben observarse en la formulación de las leyes, para lo cual los licenciados en Derecho deben estar al día con los procedimientos correspondientes.

Manejar adecuadamente el contenido de esta asignatura es importante para todos los profesionales de la abogacía, ya que les da las base para poder contribuir con la solución de problemas jurídicos de acuerdo con la realidad social presente en México.

3. Derecho Constitucional

La ley de mayor jerarquía dentro de un Estado es su constitución. En el caso de nuestro país, este documento supremo, que rige por encima de cualquier otra norma, lleva por nombre Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Por la alta investidura e importancia de ésta, es lógico que como estudiante de esta carrera te encuentres, al menos en dos oportunidades, con cátedras de Derecho Constitucional, en las cuales analizarás este documento de manera crítica y asertiva mientras te adentras en su objeto de estudio o razón de ser: el sistema de gobierno y la regulación de los poderes públicos en relación con las personas, así como entre las instancias que lo forman.

4. Teoría del Delito

Una definición simple del delito expone que éste aparece cuando se incurre en una acción contraria a la ley, y que ésta debe ser punible; es decir, que haya un castigo establecido para ésta.

Sin embargo, las leyes no se crean solas, ni son inmodificables. Y, con ellas, los delitos.

Conductas consideradas delictivas en una época pueden dejar de serlo más adelante; o conductas consideradas “apropiadas” o “normales” en un tiempo, pueden ser luego tipificadas como delitos.

Este interesante fenómeno es parte del estudio de la Teoría del Delito, que te introducirá en temas como tipicidad, antijuricidad, culpabilidad y, dentro de esta última, las llamadas condiciones objetivas de punibilidad y las excusas absolutorias.

En fin, toda una trama que involucra acciones, filosofía, justicia, legalidad, definiciones, argumentos y muchos otros temas te esperan si optas por estudiar Derecho.

Como licenciado en esta carrera podrás acceder a cargos en instituciones como juzgados y ministerios públicos. También podrás ejercer en empresas privadas y, por supuesto, actuar como profesional independiente.

Es deseable que tu desempeño integral como profesional del Derecho se apoye también en competencias relacionadas con tu liderazgo y capacidad de gestión personal, complementando tu preparación en temas legales.

Así, materias como Habilidades Directivas, Competencias Digitales y Nuevos Modelos de Negocios pueden ayudarte a afinar tu perfil profesional para liderar iniciativas, propuestas, proyectos y gestiones dentro de organismos públicos, empresas privadas, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, fundaciones y empresas; así como desde tu propia compañía en caso de que optes por abrir una firma legal en los próximos años.