¡Qué miedo!, ese suele ser el primer pensamiento como padres al darnos cuenta que llegó el momento de elegir preparatoria cuando nuestros hijos se encuentran emigrando al bachillerato, el cual es el último empujoncito hacia su vida universitaria y su posterior vida laboral, que les dará el sustento para sobrevivir el resto de sus vidas.

Y ¿por qué digo miedo? Porque en este nivel de educación se descubre la verdadera vocación, o al menos eso suele ocurrir. Y la vocación les permitirá a nuestros hijos ganarse la vida de forma placentera. La vocación no es la profesión, pero sí se vincula con la pasión para desarrollar un trabajo exitoso y garantiza la satisfacción de la persona que lo realiza, porque no hay nada mejor que dedicarse a lo que se ama. Por eso la importancia de apoyarles a elegir preparatoria.

Como padres debemos saber que la vocación no nace un día sin más, sino que se logra al potenciar intereses personales, al desarrollar habilidades productivas y especializadas, al tener buenos ejemplos a seguir. Y este camino hacia el descubrimiento de la vocación es el que los docentes tendrían que encausar en los estudiantes de bachillerato.

Elegir preparatoria quizá no es fácil, pero aquí les diré que lo mejor es optar por una donde se imparta una educación de vanguardia, novedosa, impulsora, no basada en la memorización sino en la práctica. Donde el alumno aplique lo aprendido a la vida real.

En Aliat esta enseñanza está acompañada de la intervención tecnológica, por medio de plataformas digitales, que durante esta pandemia ha resultado una herramienta fundamental para mantener la educación a distancia con los bachilleres.

Además, los  docentes se han adaptado y buscan inspirar a los alumnos, incluso a kilómetros de distancia, porque es lo que se requiere en esta nueva modalidad educativa.

El bachillerato de Aliat cuenta con materias extracurriculares, las cuales ayudan en la vida cotidiana de los adolescentes, ya que a partir de experiencias, se les enseña cómo administrar los gastos, el tiempo, aprender la importancia de la contabilidad o a cocinar, lo que sea práctico para formarlo como un joven capaz de encausarse a ser independiente.

Por ejemplo, un estudiante de bachillerato aprenderá a cuidar su cuerpo por medio de una buena nutrición; a cuidar a los demás por medio de un buen manejo higiénico en la elaboración de platillos (si se especializa en gastronomía), así como lo ideal para una buena higiene personal, para ser un buen anfitrión (con reglas de etiquetas adecuadas), etcétera.

Todo esto puede aprenderse en un programa de bachillerato de la red Aliat Universidades, como Universidad Valle del Grijalva (UVG), donde esperamos que cada estudiante se inspire para encontrar y formar su destino, desde su satisfacción personal, desde el descubrimiento de su vocación.

Nunca olvidemos que el mundo está en constante movimiento y cambio, como cada sociedad y cada persona. Por eso, en UVG estamos atentos a los cambios para adaptarnos y ofrecer los mejores servicios educativos, con docentes más capacitados y preparados y el mejor modelo educativo, fácilmente adaptable a las necesidades de cada alumno, sin importar si hoy seguimos en confinamiento. Nuestro compromiso es tratar de inspirar y ayudar a tu hijo a descubrir su vocación con ayuda de lo que somos como institución.

Esperamos que este artículo te haya dado las herramientas necesarias para poder elegir preparatoria para tu hijo(a).

Agradecemos a la Mtra. Angélica Muñoz Argüello, docente de UVG Tapachula, por la elaboración de este artículo.