El pasado 18 de junio se conmemoró el Día de la Gastronomía Sostenible y UVG campus Tuxtla lo celebró con una clase especial para medios de comunicación, con el fin de experimentar la preparación de alimentos cocinados a partir de productos sostenibles y que contribuyen a la conservación de la biodiversidad del estado de Chiapas.

Desde el año 2016, la Asamblea de las Naciones Unidas designó el 18 de junio como el Día de la Gastronomía Sostenible, una celebración que busca promover a grandes rasgos hábitos alimenticios respetuosos con el medio ambiente y con las tradiciones locales de cada país. Sin embargo, este festejo puede aportar un abanico más amplio de efectos positivos para una localidad o comunidad tales como la promoción del desarrollo agrícola, la seguridad alimentaria, la elaboración sostenible de alimentos, una sana nutrición, equidad social, así como un impulso al turismo gastronómico.

En este contexto, los representantes de la prensa local, dirigidos por la Chef Cristell Espinosa, participaron en la preparación de un menú que incluyó, como primer tiempo, tostadas de tinga en forma de mariposa acompañado con salsas de betabel y Jamaica, con agua de horchata con fresa.

Como segundo tiempo prepararon una trilogía de tacos acompañados con espuma de maíz dulce, mousse de aguacate y salsa de mango, con Pozol. Y el tercer tiempo consistió en la elaboración de un gaznate de metate con mermelada de tomate de chiles y esponja de arroz con leche, con bebida de tascalate.

Al final, representantes de los medios degustaron el menú que ellos mismos prepararon, acompañados de la Rectora de UVG campus Tuxtla, Eva Rocío Rodríguez, y de la chef Cristell Espinosa, docente y especialista en Cocina Mexicana, Cocina de Europa, Cocina Internacional y Nuevas Tendencias.

 

Día de la gastronomía sostenible

 

Gastronomía Sostenible

Cuando hablamos de gastronomía, hablamos de identidad, historia, cultura, diversidad y preservación de una región en específico. Y, si sumamos el factor de sustentabilidad, podemos hablar de orígenes y raíces, donde la cocina ayude a las comunidades a incentivar el uso de productos típicos de cada zona, siendo un punto de inflexión para la promoción de los productores locales que generen una oferta y demanda permanente en beneficio de la sociedad y que, más allá de las ganancias económicas, se logre una cadena de valor con sistemas alimentarios inclusivos e incluyentes.

Este relevante acontecimiento nos permite acercarnos de manera especial a la multiplicidad de tradiciones culinarias de nuestro país y reflexionar desde una perspectiva más amplia sobre la importancia que reviste todo esfuerzo por rescatarlas, promoverlas y difundirlas.

Para los chiapanecos esta labor nos resulta particularmente significativa puesto que el estado se caracteriza por contar con una enorme diversidad tanto cultural como natural.

Es por esto que conocer el origen de nuestra cocina con sus características y peculiaridades es de suma importancia, así como identificar a las personas que con plena conciencia o, quizás sin saberlo, se esfuerzan cotidianamente por preservar en sus fogones el conocimiento del amplio universo gastronómico de Chiapas.