Luis Alberto Monjaras fue uno de los emprendedores ganadores del Desafío Aliat al presentar un proyecto para salvar al mundo: la producción de bloques ecológicos de construcción, elaborados con bagazo de caña.

Ganador del tercer lugar y un incentivo económico de 10 mil pesos, Luis Alberto Monjaras y un grupo de alumnos de Arquitectura en UVG campus Comitán, quienes también son parte de esta propuesta ecológica, encontraron una solución para aprovechar el desperdicio de un producto natural y convertirlo en un material útil, económico, ecológico y lo suficientemente resistente para la construcción, mezclando el bagazo de caña con cemento.

“Chiapas ocupa el sexto lugar a nivel nacional de producción de caña, con 2.76 millones de toneladas cada año (2016)”, comentó Luis Alberto al exponer su propuesta ante el jurado, y  aseguró que de la caña se extrae el jugo, pero “del resto de la materia prima el 40% es utilizado para pelmaza, otro 30% para abono y el otro 30% se convierten en basura que luego la queman”.

Por ahora el equipo cuenta con prototipos de los bloques para ser sometidos a varios estudios y poder comercializarlos.

Primera generación de Emprendedores ALIAT

El pasado 23 de abril se realizó la competencia titulada el Desafío Aliat, de donde surgió la primera generación de Emprendedores Aliat, integrada por alumnos de diferentes escuelas pertenecientes a la red Aliat Universidades.

La competencia consistió en la presentación de siete propuestas de alumnos que desearan emprender proyectos con impacto social o de mejora de su entorno, exponerlo a un jurado y así lograr conseguir capital semilla y alianzas estratégicas.

Las propuestas concursantes en el Desafío Aliat habían resultado previamente seleccionadas en 12 concursos realizados en diferentes universidades de la red Aliat, a través del Festival Empréndete 2017, creado para incentivar a los jóvenes estudiantes a crear proyectos de emprendimiento, principalmente para mejorar su entorno social.

El Desafío Aliat fue la prueba final para definir a los 3 primeros lugares, a partir de la evaluación del jurado conformado por María José Céspedes, directora general de Ashoka México, Centroamérica y el Caribe; Rocio Abud Mirabent, directora general de Programas para MIPYMES, del Instituto Nacional del INADEM; Martín Caserta, CEO de Quiroga Medios, y Leo Schlesinger, director de Aliat Universidades.

“Los empleos del futuro van a venir de los emprendedores, no de las grandes empresas. Y las soluciones que requiere el país en temas sociales, medioambientales y económicos, también van a venir del emprendimiento”, señaló Leo Schlesinger durante el evento.

Agregó que “México necesita que los emprendedores innoven, pero emprender requiere valentía, confianza, inteligencia y pasión, y estas son cualidades que debemos sembrar en nuestros estudiantes”.