La arquitectura sustentable ha emergido como la vía para desarrollar espacios para el hábitat humano sin generar impactos negativos en la naturaleza y el medioambiente.

Como su nombre lo refleja, esta rama de la arquitectura se basa en la sustentabilidad, es decir, en llevar a cabo proyectos de construcción seguros, resistentes y duraderos, que a su vez no sean nocivos para el entorno y, al contrario, colaboren con éste.

Desde el punto de vista académico, esta especialidad se preocupa por estudiar nuevos mecanismos de reciclaje y reaprovechamiento de determinados materiales y elementos comunes en los procesos de edificación.

También evalúa constantemente nuevas formas de aprovechar energías renovables, que son aquellas que proceden de fuentes naturales inagotables (viento, olas, luz solar) y que, entre otras cosas, reducen la emisión de gases con efecto invernadero.

Sumado a esto, la arquitectura sustentable se preocupa por crear mecanismos de traslado de materiales, perforación y flujos de trabajo que no disminuyan la calidad de vida de las comunidades cercanas y, por supuesto, que no generen contaminación.

Para que comprendas mejor esta valiosa rama de la arquitectura, a continuación mencionaremos y explicaremos las principales prácticas que lleva a cabo para lograr la anhelada sustentabilidad.

¡Sigue leyendo!

1. Diseños y materiales que aprovechan el clima

La idea de la arquitectura sustentable es desarrollar espacios seguros y cómodos para el ser humano, pero que a la vez no tengan una alta demanda de agua, consumo eléctrico u otras energías, especialmente si éstas no provienen directamente de los recursos naturales renovables.

¿Es posible lograrlo? Por supuesto que sí, siempre y cuando se apliquen diseños y materiales que aprovechen el clima y las características del entorno.

Por ejemplo, si se trata de lugares con temperaturas frescas y circulación de viento constante, los especialistas pueden diseñar y construir casas que no requieran sistemas de refrigeración artificial.

En esos casos, optan por diseños abiertos, con amplias ventanas que dejen correr el viento y moderar la temperatura interior.

Por otro lado, se utiliza madera, cristales delgados y otros materiales que de alguna manera absorban las características del clima y permitan percibirlo dentro del hogar.

Por otro lado, si se trata de lugares relativamente calurosos durante el día, pero fríos en las noches, se opta por diseños cerrados y compactos, que además contemplen materiales que logren absorber el calor, como el hormigón y la piedra.

Así, se puede sustituir o al menos reducir el uso de sistemas de calefacción artificiales.

2. Inclinación por el reciclaje

En las obras arquitectónicas sustentables, todo aquello que sea reciclado es una prioridad.

Y es que seguir este principio protege muchos recursos naturales, ya que disminuye la necesidad de talar árboles, sacar la arena de los ríos, piedras de las montañas y tomar otros elementos del medioambiente.

Incluso, esta clase de obras cuentan con mecanismos de reciclaje internos, que aprovechan el excedente de todos aquellos materiales y elementos utilizados.

Esto, en primer lugar, es una efectiva forma de abaratar costes. Además, contribuye con la disminución sustancial de la producción de desechos, uno de los principales factores contaminantes de las obras de construcción.

Lamentablemente, a la par que se desarrollan plazas y hogares para las personas, millones de toneladas de materiales y desechos de construcción derivan en lagos, mares o en terrenos y espacios rodeados por comunidades y ciudadanos que se ven perjudicados por la contaminación.

3. Aplicación de sistemas solares activos

Se trata de una práctica de la arquitectura bioclimática que busca, sobre todas las cosas, aprovechar la energía del sol.

Para lograrlo, estos sistemas incluyen mecanismos como los paneles solares, los colectores solares y las células fotovoltaicas.

También incorporan la inercia térmica, gracias a la utilización de materiales de construcción capaces de almacenar y acumular calor, entre estos:

  • Hormigón
  • Piedra
  • Mampostería
  • Suelos de cemento pulido

En este tipo de construcciones también están presentes los cristales dobles, ya que permiten la entrada de luz y energía solar sin que se reduzca significativamente el calor interno.

Específicamente, las superficies vidriadas se colocan en la parte de la edificación con mayor exposición al sol, mientras que en sus otros costados se utiliza piedra, concreto y otros materiales que no dejen salir el calor.

4. Implantación y emplazamiento eficiente

Estos términos hacen referencia a la definición del lugar adecuado para construir un edificio, hogar, fraccionamiento y cualquier otro espacio para el hábitat humano, con parámetros ecológicos y sustentables.

Por ejemplo, esta rama de la arquitectura se preocupa por ubicar las edificaciones cerca de recursos naturales, como árboles y lagos, pero sin que sean invasivas y perjudiciales.

Por otro lado, prioriza localizaciones urbanas cercanas a vías de comunicación (avenidas y carreteras principales) para reducir el tiempo de transporte y, por lo tanto, de emisión de gases con efecto invernadero.

5. Iniciativas sociales y responsabilidad social

La arquitectura sustentable no sólo busca proteger el ambiente a partir de la aplicación de técnicas de construcción novedosas y ecológicamente amigables. También, se enfoca en contribuir directamente con el bienestar del entorno y las comunidades.

Por ejemplo, una práctica de la arquitectura sustentable es destinar puestos de trabajo a los habitantes de las comunidades más cercanas a las obras en construcción, sobre todo si se trata de personas vulnerables económicamente.

También, los equipos de arquitectos que practican esta especialidad suelen participar en proyectos altruistas impulsados por fundaciones y diferentes organizaciones, como la construcción de viviendas dignas para familias en situación de extrema pobreza.

¡Muy bien! Ya sabes cuáles son 5 de las prácticas de la arquitectura sustentable que contribuyen con un mundo mejor.

Si quieres especializarte en esta rama, lógicamente te conviene optar por la carrera de Arquitectura luego de culminar la preparatoria.

Si esta lectura despertó tu interés por el mundo de la arquitectura y quieres saber más sobre este campo académico y profesional, no te pierdas el siguiente contenido:

¿Qué puedes hacer con un título profesional en Arquitectura?