Si estás leyendo este artículo, lo más probable es que estás en busca de un nuevo empleo y quieres encontrar una oportunidad que te permita crecer económica y profesionalmente. Si es así, entonces está claro que tu camino debe comenzar con un currículum vitae profesional y efectivo.

Para ayudarte a que consigas un CV que te dé buenos resultados, en este artículo te compartiremos algunas cosas que debes evitar a la hora de construir tu currículum vitae.

1. Mostrar un perfil poco claro

Es común que quieras mostrarte como una persona preparada, profesional y con el conocimiento suficiente para poder desempeñarse en el puesto al que te postulaste; por eso, debes cuidar mucho ser claro y específico al hablar sobre tu perfil profesional.

Evita construir menciones genéricas como “experiencia y conocimiento en X cosa” y ser más puntual con hechos y características que empaten con el giro en el que te desenvuelves y tu experiencia laboral y académica.

Esto creará un vínculo más fuerte entre tu persona, el puesto y la empresa que está pensando en reclutarte.

2. No cuidar las faltas de ortografía

Podrás tener una trayectoria presumible, pero todo puede venirse abajo si existe un error ortográfico en tu currículum vitae. Recuerda que el CV es tu carta de presentación profesional y puedes perder mucha credibilidad con el más mínimo error.

No olvides que este documento es la primera impresión que das a una empresa y que cada reclutador tiene como obligación juzgar y filtra candidatos por medio de éste.

3. Descuidar la redacción

Un currículum vitae debe ser breve, conciso y objetivo. Si realmente eres bueno en lo que haces, no necesitas hablar demasiado para demostrarlo; así lo ven los reclutadores, por lo que es de vital importancia que seas capaz de resumir la información.

Sabemos que a lo largo de tu trayectoria profesional y académica han existido muchos momentos increíbles que te encantaría que tus futuros empleadores conozcan; sin embargo, debes ser muy puntual y elegir de forma estratégica la información que tiene más probabilidades de convencerlos de incluirte en su nómina.

Sé preciso al mencionar tus funciones dentro de las organizaciones en las que has estado así como claro en los logros de cada posición.  Asimismo, sé puntual en tu objetivo profesional y menciona de manera resumida tus habilidades.

Debes saber que lo recomendable es que logres escribir, en no más de una cuartilla, toda la información que desees compartir.

Si sientes que esto es algo que te costará mucho, leer es una actividad que puede ayudarte bastante a encontrar distintas formas de expresar lo que quieres decir y dar una mejor impresión.

4. No contar con datos de contacto profesionales

Si tu experiencia logró persuadir lo suficiente al reclutador, él buscará contactarte por algún medio. Por eso, si quieres evitarte una vergüenza, asegúrate de tener un correo electrónico profesional y no la misma dirección que usabas cuando cursabas secundaria o preparatoria. Es mejor crear un contacto formal como “eduardo.rodriguez@gmail.com”.

Además, actualmente, Linkedin juega un papel muy importante en el mundo laboral, así que ten actualizado tu perfil y comparte contenido que pueda impulsarte como experto en tu ramo.

5. Enfocarte en el “Yo”

Al describir los cargos, funciones y logros que has tenido en tu carrera, debes evitar escribir comenzando con la palabra “yo”; se trata de una práctica poco profesional y que puede presentarte como una persona ególatra y con poca capacidad de trabajar en equipo.

6. No cuidar el orden cronológico

Las fechas deben coincidir con tus años de experiencia. Suele ser complicado ir años atrás y recordar con exactitud cuándo comenzaste a trabajar en qué lugar, pero es algo que merece toda tu atención, pues tu trayectoria debe tener coherencia; si las fechas no tienen sentido, el reclutador podría pensar que mientes.

Es muy importante que seas preciso y sincero en la descripción de tu vida laboral. De hecho, de ser posible, siempre es bueno obtener referencias de tus antiguos jefes, pues esto permitirá al reclutador y a la empresa confirmar que eres el indicado.

7. Exagerar en tus capacidades

Es común que, al hablar de tus logros, intentes sobresalir para así lograr convencer a tus posibles empleadores de que eres la mejor opción para desempeñar el puesto que buscas cubrir. Sin embargo, debes evitar exagerar lo que has conquistado, ya que podrías generar falsas expectativas sobre ti como persona y como profesional.

Si creas una imagen de ti demasiado elevada, quizás consigas obtener una entrevista, pero no la posición para la que aplicaste en primer lugar.

Para que puedas tener un camino laboral exitoso, debes ser sincero, así encajarás mejor en el puesto para el que seas seleccionado y lograrás superar las expectativas, de forma que tus jefes tendrán la impresión de que continuamente estás creciendo en la empresa.

8. Colocar una fotografía inadecuada

Si bien es cierto que la experiencia y capacidad no puede ser evaluadas o juzgadas por medio de una fotografía, el profesionalismo sí lo puede ser. Es por eso que te recomendamos que incluyas en tu currículum vitae una fotografía formal.

No es que un CV sin imagen no pueda ser bueno, sino que el hecho de que puedan verte genera una mayor confianza sobre tu persona, lo cual es particularmente valioso si estás pensando en aplicar por puestos gerenciales o directivos.

Por suerte, hoy en día los CV suelen tener un formato digital, por lo que incluir una fotografía no es tanto problema. Lo que sí es importante es que te asegures de vestir apropiadamente (saco, camisa y corbata en el caso de los hombres y una vestimenta ejecutiva en el caso de las mujeres).

¡Listo! Sigue estos consejos y lograrás construir un currículum vitae que te abrirá muchas puertas en el mundo laboral. De todas formas, no olvides que un CV es sólo una parte a considerar; hay muchas otras cosas que puedes hacer para aumentar tus probabilidades de crecer.

¿Te pareció útil este artículo? ¿Te gustaría compartir algo con nosotros? Entonces, ¡déjanos un comentario!