Hoy en el mundo laboral es necesario más que un currículum para poder mostrar a los reclutadores lo que una persona puede ofrecerle a una compañía. De hecho, la herramienta ideal que puede ayudarte con esto es un portafolio profesional y, por eso, hoy te daremos algunos trucos para que logres crear uno que sea efectivo.

Y es que, sin importar si ya cuentas con un empleo, nunca está de más buscar nuevas oportunidades en el ámbito laboral que puedan impulsar tu crecimiento y apoyarte en el cumplimiento de tus metas, pero es importante que estés preparado para tomarlas.

Por eso, empezaremos por mencionar que un portafolio profesional es una herramienta que te permite recopilar ejemplos específicos de tu trabajo, de tal forma que los empleadores puedan ver muestras de tus habilidades y competencias.

Si estás interesado en conocer algunos consejos para que logres exponer los proyectos que has realizado de la forma más efectiva, ¡sigue leyendo!

1. Enfócate en lo que sabes hacer

Si bien es importante que al momento de crear tu portafolio profesional menciones algunos aspectos importantes sobre ti, debes saber que lo principal para las empresas no serán estos datos, sino lo que eres capaz de hacer.

Ten siempre presente que las organizaciones se enfocan en integrar a su nómina a talentos que puedan darle un valor agregado a sus servicios, procesos y productos, por lo que las competencias con las que cuentes y las aptitudes que puedas demostrar serán la clave.

Dicho esto, es importante que describas de forma creativa y muestres ejemplos de algunos proyectos que hayas realizado, teniendo especial cuidado en que no sean muy similares, sino que más bien permitan que los reclutadores vean la gran variedad de cosas que sabes hacer.

Asimismo, es importante que los trabajos que decidas incluir también sean un reflejo de tus intereses, pues de nada sirve que seas elegido para tomar un cargo que no empate con lo que te apasiona.

2. Define la cantidad de elementos que incluirás

Es común que al momento de crear un currículum o un portafolio profesional, sientas que entre más cosas incluyas, mejores posibilidades tendrás de tener éxito al aplicar para una vacante. Sin embargo, debes saber que mostrar un exceso de trabajos puede abrumar a los empleadores e, incluso, causar una impresión equivocada de ti.

Piénsalo, cuando exhibes tus proyectos no sólo la temática y desarrollo de estos hablan de ti como profesional, sino que la forma en la que los presentas, el porqué elegiste incluirlos, entre otras cosas, también dicen mucho de quien eres.

Con lo anterior en mente, si optas por hacer un portafolio profesional con un exceso de proyectos, las personas que lo tengan en sus manos podrían pensar que no eres bueno sintetizando, jerarquizando e, incluso, tomando decisiones.

La idea es que demuestres que conoces tu trabajo y que hay una razón específica por la cual quieres exhibir cada uno de tus proyectos.

Si en este momento te preguntas cuántas obras debes incluir, debes saber que no hay número exacto, pero para ayudarte puedes visualizar todos tus proyectos en conjunto y elegir solo aquellos que sientas que te hagan destacar.

3. Asegúrate de que sea visualmente atractivo

Al momento de presentar un portafolio profesional la primera impresión cuenta, ¡y mucho! Por esa razón, debes cuidar que todo lo que comunique de forma visual esta herramienta sea adecuado.

Lo ideal es que busques que sea muy creativo y original y que, como decíamos anteriormente, hable de ti y sin decirlo en palabras le muestre a los reclutadores quién eres y qué te apasiona. Además, es importante que esté organizado, limpio y que el tamaño sea adecuado para que todas las personas que lo vean puedan entenderlo con facilidad.

Por otro lado, también es vital que busques tenerlo tanto en formato digital como en físico, ya que depende de las empresas en las que te interese colaborar, si deciden pedirte una versión o la otra y es importante tener todo preparado para cuando te lo soliciten.

4. Mantén la información actualizada

Si al abrir tu portafolio profesional, los reclutadores se encuentran con un cúmulo de proyectos realizados hace más de 5 años y no logran dar con nada nuevo que hayas creado, entonces seguramente esta herramienta no te será efectiva en tu búsqueda de nuevas oportunidades.

Trata de que antes de enviarlo siempre revises que tengas proyectos actuales y novedosos, así como todos los datos actualizados.

¿Se te complica encontrar trabajos que incluir en tu perfil profesional? Debes saber que la idea no es que integres sólo cosas que hayas enviado a clientes o en otros empleos, sino que también las cosas que hagas de forma independiente son materiales de mucho valor.

Por ello, si te sientes inspirado, aprovecha el tiempo que tengas para crear cosas nuevas que puedan demostrar lo que sabes y puedes hacer.

5. Revisa que la información fluya

Una vez que hayas decidido qué proyectos quieres incluir dentro de tu portafolio profesional e ideado una forma de presentarlos, el paso final es que le des una revisión y te asegures de que la información que hayas incluido fluya.

Lo anterior quiere decir que tu herramienta como conjunto debe tener un sentido y debes cuidar que el formato y la manera en la que acomodaste los temas sea adecuada; busca que aunque todos tus proyectos se muestren de una forma creativa, tengan un orden y no confundan a tus empleadores.

Para lograrlo, haz algunas pruebas con tus compañeros y familiares, permite que lo revisen y hazles algunas preguntas para asegurarte de que hayan entendido de qué trata, cuáles habilidades tenías intención de presentar, entre otras cosas.

¡Listo! Si llegaste hasta aquí, seguramente ya sabes cómo crear un portafolio profesional que sea efectivo.

Eso sí, ten presente que lo ideal para que puedas acceder a mayores oportunidades que te permitan crecer y lograr algunas de tus metas a futuro, es que curses la educación superior y obtengas un título universitario.

Si te pareció útil este artículo y te gustaría tener más materiales como éste contigo, ¡sigue las entradas de nuestro blog!